Como la diversidad enriquece a los seres humanos y porque tenemos que enseñarla en las escuelas

por | Nov 3, 2022 | 0 Comentarios

Lo primero que piensa la gente, al oír el término “diversidad”, suele ser la raza. Sin embargo, si queremos mantener una conversación honesta sobre la diversidad en el aula, tenemos que hablar de algo más que del color de la piel y la orientación sexual.

Enseñar y estar expuesto a la diversidad no sólo anima a los niños a empatizar con los demás y a pensar de forma creativa, sino también a reflexionar sobre la validez de sus propias creencias y puntos de vista, a aprender a colaborar de forma eficaz y a apreciar más profundamente las distintas culturas.

Los beneficios de la diversidad y la inclusión en el aula

Los niveles más altos de inteligencia y pensamiento crítico son un resultado directo de una mayor diversidad

La diversidad en el aula anima a los estudiantes a pensar de forma crítica sobre cuestiones desde una variedad de ángulos, no sólo aquellos a los que han estado expuestos o que les han enseñado a valorar sus círculos sociales inmediatos o sus familias.

Cuando los estudiantes están expuestos a ideas y argumentos que van en contra de los suyos, se les anima a cuestionar sus propias suposiciones y a mirar el mundo a través de nuevas lentes.

Mayor empatía de los estudiantes

La prevención de los prejuicios en los jóvenes de hoy requiere que las escuelas hagan algo más que simplemente enseñar sobre las diferentes culturas – también deben proporcionar a los estudiantes oportunidades significativas para comprometerse con esas culturas a nivel personal. De este modo, podrán relacionarse mejor con quienes son diferentes a ellos, ya sea en términos de raza o cultura.

Mejoran los sentimientos de seguridad y confianza entre los estudiantes

Cuando se les enseña sobre otras culturas, los estudiantes desarrollan un sentimiento de seguridad y aceptación de los que son diferentes a ellos. Esto amplía su círculo social y aumenta su confianza en sí mismos, lo que les permite hacer amigos con más facilidad.

Los estudiantes desarrollan una perspectiva más amplia

Al presentar a los estudiantes una amplia variedad de perspectivas, ideas y tradiciones culturales, les ayudas a desarrollar la mente abierta que les servirá en su vida posterior. Como resultado, serán más receptivos a la nueva información y podrán obtener una comprensión más completa de un tema al escuchar argumentos contrastados.

Conclusión

La diversidad dentro y fuera de las aulas seguirá creciendo, por lo que es esencial que preparemos a los estudiantes para que se adapten a un mundo en evolución y acepten a quienes son diferentes (o no tanto) a ellos.

Actividades para promover la diversidad en el aula

Pasaporte

Crea un pasaporte a principios de año que los estudiantes rellenen con cada país que “visiten”. Es una buena práctica para cuando viajen algún día y tengan un pasaporte real. O incluso, pueden ir a un viaje por Barcelona y redescubrir la ciudad a partir de la mirada de los migrantes que viven aquí, construyendo nuevas narrativas de migración y de diversidad cultural.

Arte global

Vincula un proyecto artístico a tu plan de estudios sobre el mundo o a las excursiones virtuales. Haz que los estudiantes creen arte inspirado en una obra del Louvre o construyan un gran muro con cubos de azúcar y palitos de helado. También pueden aprender más sobre el arte de decorar el cuerpo con henna en algunos de los talleres de Abrazo Cultural.

Taller de cocina

Cocinar alimentos de diferentes culturas es una experiencia increíble y táctil en la que los estudiantes aprenderán sobre las diferentes especias, ingredientes y métodos de cocción utilizados en todo el mundo.

La experiencia es aún mejor si la comparte una persona de ese país en particular. ¡Por eso te invitamos a que consultes nuestros talleres de cocina y te unas con los más pequeños!

Autora:

Marijana

Nuestra colaboradora de Macedonia del Norte. Se interesa mucho por la escritura y por temas como la inclusión social, la migración, la gestión emocional. Además, le gusta viajar, explorar nuevos lugares, pasar tiempo en la naturaleza, aprender diferentes idiomas y bailar.